Blanqueamiento dental. Dudas y respuestas.

El blanqueamiento dental, hoy en día, es uno de los tratamientos estrella. Esto es debido a la creciente preocupación por lucir una sonrisa bonita y más joven, la cual proporcione un aspecto sano. El oscurecimiento de los dientes es algo casi inevitable, se produce con el paso del tiempo por el desgaste del esmalte e incluso los golpes en la dentadura. Aunque también influye la higiene bucal y la alimentación que mantengamos.

Dicho tratamiento consiste en la aplicación de un gel a base de peróxido que penetra a través de los túbulos dentinarios y que genera una reacción de reducción y oxidación con la que se rompen los enlaces de los pigmentos internos del diente. De esta forma, se consigue que el diente se aclare de color.

Cada caso hay que valorarlo de forma individual e independiente, pero a grandes rasgos puede decirse que está indicado en todos aquellos  pacientes que quieran mejorar el aspecto de su sonrisa aclarando el tono de su dentadura. La contraindicación, está en algunos casos de funciones muy severas consecuencia de la ingesta de ciertos antibióticos en la infancia, como las tetraciclinas, ya que, el blanqueamiento no va a ser capaz de corregir estos casos, o en casos en los que los dientes anteriores estén restaurados. Las restauraciones no cambian de color y tras el blanqueamiento del diente natural, puede verse mucho contraste con los materiales de restauración.
Existen muchas dudas sobre la seguridad de dicho tratamiento, aun siendo seguro, a mayor concentración del gel peróxido, puede aparecer sensibilidad dentaria, que suele ser reversible en cuanto se termina.

Siempre hay que tener cuidado en  personas con dientes muy sensibles, en las cuales conviene aumentar las revisiones para que no lleguen a ser un problema. La principal precaución que debe tenerse durante el tiempo que dura el tratamiento es reducir la ingesta de alimentos cromógenos; es decir, alimentos con pigmentos que pueden interferir en el curso del blanqueamiento dental.

Por todo lo anterior, no es un tratamiento agresivo como se cree. Aunque siempre se recomienda que se practique bajo supervisión de un experto, el cual podrá tratar cualquier incidencia que se dé durante el proceso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *