Implantología Oral Avanzada

Un implante dental es una raíz artificial, totalmente compatible con su cuerpo, que se integra sólidamente con el hueso que le rodea, cumpliendo las mismas funciones que las raíces naturales.

Esta raíz artificial recibirá en su extremo una corona, un puente, o una prótesis que gracias a los implantes quedará fijada con solidez y no se desplazará de la encía.

El método seguido para la colocación de un implante depende del tipo de implante y del estado de la mandíbula.

dental_implants.jpg

IMPLANTE CON CORONA Y SU HOMÓLOGO NATURAL

En la ilustración podemos observar la manera en la que un implante con corona sustituye al diente natural y las estructuras más relevantes que intervienen en su fijación al hueso maxilar.

¿POR QUÉ IMPLANTES?

Debido a la alta biocompatibilidad del titanio con el que se fabrican los implantes, estos se fusionan firmemente con el hueso que le rodea, lo que permite que no se deslicen ni causen daños de la forma en la que los puentes o dentaduras postizas podrían hacerlo. Además, en los materiales con los que se fabrican implantes, coronas y prótesis no pueden aparecer caries, riesgo que sí se asume cuando se tallan los dientes naturales con el fin de sustentar coronas y prótesis regulares.

Pérdida del diente sin tratamiento.

Pérdida del diente sin tratamiento.

Puente y coronas tradicionales sobre dientes naturales tallados.

Puente y coronas tradicionales sobre dientes naturales tallados.

Corona sobre implante dental.

Corona sobre implante dental.

Por lo general, los implantes dentales son recomendables si:

  • Has perdido uno o más dientes

  • Tienes una cantidad de hueso adecuada para anclar los implantes o puedes recibir un injerto óseo

  • Tienes tejidos orales saludables

  • No tienes enfermedades que afectarán la sanación ósea

  • No puedes o no quieres usar dentadura postiza

  • Estás dispuesto a comprometerte con una correcta higiene bucodental

 
 

QUIERO COLOCARME UN IMPLANTE ¿CUÁL ES EL PROCEDIMIENTO?

Debido a que la colocación de implantes dentales conlleva uno o más procedimientos quirúrgicos, debes someterte a una evaluación exhaustiva a fin de prepararte para el proceso, que incluye:

  • Un examen dental integral: Es posible que te tomen radiografías y te hagan modelos de los dientes y la boca.

  • Plan de tratamiento: Este plan, creado en función de tu situación, tiene en cuenta factores tales como la cantidad de dientes que deben reemplazarse y el estado del hueso maxilar. El proceso de planificación puede suponer la participación de varios especialistas, un médico especializado en cirugía oral y maxilofacial que realizará la intervención quirúrgica, dentistas que trabajarán con las estructuras que sostienen cada diente y protésicos dentales que confeccionarán las coronas, puentes o dentaduras postizas.

En la mayoría de los casos la intervención se realiza bajo anestesia local, aunque en algunos casos excepcionales se puede usar anestesia general. El especialista te indicará qué comer y beber antes de la cirugía, en función del tipo de anestesia que recibas.

ETAPAS DEL TRATAMIENTO

Por lo general, la colocación de un implante es una cirugía ambulatoria realizada en etapas:

  • Se extrae el diente dañado.

  • Se prepara el hueso maxilar para la cirugía (un proceso que podría involucrar injerto óseo).

  • Una vez el hueso se regenere, el cirujano colocará el implante.

  • Podría pasar un período de curación de varios meses.

  • El cirujano oral colocará el pilar, que es una extensión del implante.

  • Una vez que se curan los tejidos blandos, tu dentista hará moldes del diente y de la mandíbula y luego colocará el diente final.

El proceso completo puede durar varios meses aunque gran parte de ese tiempo se dedica a la curación y espera del crecimiento de hueso nuevo.

injerto óseo

Si el hueso maxilar no es suficientemente grueso o es demasiado blando, podrías necesitar un injerto óseo antes de poder someterte a la cirugía. Esto se debe a que la masticación ejerce una gran presión sobre el hueso maxilar y si este no es suficientemente fuerte no podrá soportar el implante.

En el injerto óseo se suele utilizar hueso artificial comercialmente disponible para rellenar las zonas que el cirujano considere necesarias. Pueden pasar varios meses antes de que el hueso trasplantado se consolide como para soportar un implante.

Corte transversal de una mandíbula que ha perdido volumen después de la pérdida de dientes. No hay hueso suficiente para colocar un implante dental de forma segura.

Corte transversal de una mandíbula que ha perdido volumen después de la pérdida de dientes. No hay hueso suficiente para colocar un implante dental de forma segura.

Las células del paciente migran al material del injerto y lo convierten en hueso nuevo. Con el tiempo, el hueso receptor se remodelará para sustituir el injerto.

Las células del paciente migran al material del injerto y lo convierten en hueso nuevo. Con el tiempo, el hueso receptor se remodelará para sustituir el injerto.

Ahora la mandíbula restaurada tiene espacio suficiente para la colocación de un implante dental para sustituir el diente perdido.

Ahora la mandíbula restaurada tiene espacio suficiente para la colocación de un implante dental para sustituir el diente perdido.

En algunos casos, podrás necesitar solo un injerto óseo menor, lo que se puede hacer al mismo tiempo que la cirugía del implante. El estado del maxilar determinará cómo proceder.

Colocación del implante

Durante la cirugía para colocar el implante dental, el cirujano oral realiza un corte para abrir las encías y exponer el hueso. Se realizan agujeros en el hueso donde se colocará el implante.

En este punto, aún tendrás un hueco en el lugar donde falta el diente. Se puede colocar un tipo de dentadura parcial y temporal para una mejor apariencia si la necesitas.

Tiempo de espera hasta el crecimiento del hueso

Una vez colocado el implante comienza la osteointegración. Durante este proceso el hueso crece y se une a la superficie del implante. Este proceso, que puede durar varios meses, ayuda a proporcionar una base sólida para el nuevo diente artificial.

Imagen tomada con microscopio electrónico de la superficie del implante integrándose con el hueso.

Imagen tomada con microscopio electrónico de la superficie del implante integrándose con el hueso.

Colocación del pilar

Es posible que, después de la osteointegración, necesites una cirugía adicional para colocar el pilar, la pieza donde se fija eventualmente la corona.

Para colocar el pilar:

  • El cirujano oral abre nuevamente la encía para exponer el implante

  • El pilar se fija al implante

  • El tejido de la encía se cierra alrededor del pilar

En algunos casos, el pilar se fija al implante en el mismo momento de la colocación, esto significa que no necesitarás ninguna cirugía adicional. Debido a que el pilar apenas pasa la línea de la encía, se puede ver cuando abres la boca, y será así hasta que el dentista termine la prótesis dental. A algunas personas no les gusta esta apariencia y prefieren colocarse el pilar en otra etapa del tratamiento.

Cómo elegir tus nuevos dientes artificiales

Después de la colocación del pilar, las encías deben cicatrizar durante una o dos semanas antes de que se pueda colocar el diente artificial. Una vez la cicatrización haya concluido, te harán más impresiones de la boca y de los dientes restantes. Estas impresiones se utilizan para fabricar la corona, el diente artificial de apariencia real.

Puedes elegir dientes artificiales extraíbles, fijos o una combinación de ambos.

  • Extraíbles: Similar a una dentadura extraíble convencional. Contiene dientes blancos artificiales rodeados por una encía plástica rosada. Se coloca en una estructura metálica que se fija firmemente al pilar del implante y se ancla de forma segura en su lugar. Se puede retirar con facilidad para realizar reparaciones o la limpieza diaria.

  • Fijos: Un diente artificial se atornilla o cementa de forma permanente al pilar del implante. La mayoría de las veces, cada corona se fija a su propio implante dental, sin embargo, como los implantes son excepcionalmente fuertes, es posible reemplazar varios dientes con un solo implante si se conectan juntos. El cirujano le aconsejará al respecto.

TRAS el procedimiento

Puedes experimentar algunos malestares típicamente relacionados con cualquier cirugía oral, por ejemplo:

  • Hinchazón de las encías y la cara

  • Hematomas en la piel y encías

  • Dolor en el sitio del implante

  • Leve sangrado

Si la hinchazón, el malestar, o cualquier otro problema empeora durante los días posteriores a la cirugía, contacte con su cirujano.

Después de cada etapa de la cirugía, es posible que necesites ingerir comidas blandas, el cirujano le indicará qué alimentos puede tomar y cuales debe evitar. Por lo general, el cirujano utilizará puntos que se disuelven solos, si no es así, el especialista se los retirará cuando lo considere oportuno.

Resultados

La mayoría de los implantes dentales son exitosos, sin embargo, en algunos casos, los huesos no logran fusionarse lo suficiente con el implante.

Algunos hábitos como fumar o una mala higiene bucodental son factores que pueden provocar que un implante fracase.

Si el implante fracasa, este debe retirarse, se debe limpiar el hueso y en dos o tres meses, se podrá intentar realizar el procedimiento de nuevo.

No olvide que la higiene es imprescindible para mantener una correcta salud bucodental.